Por la experiencia que tenemos en el alquiler de viviendas en Valencia, sabemos que muchos de nuestros clientes desconocen la documentación y requisitos necesarios para poder alquilar una vivienda.

Hay determinados requisitos que es obligatorio cumplir, así lo marca la ley, pero otros son potestad del propietario del piso. En primer lugar, es imprescindible presentar un documento identificativo, ya sea el DNI o el pasaporte. Es un dato sin el cual no se podrá redactar el contrato de alquiler. Es normal que la agencia encargada del alquiler de viviendas en Valencia o el propio dueño del piso te pidan las últimas nóminas, para asegurarse de que con tu sueldo puedes hacer frente al alquiler del piso y, además, es una garantía de seguridad para el arrendatario.

Cada vez es más habitual que los dueños de los pisos soliciten una fianza a los futuros inquilinos. Lo normal es que sea de un mes, ya que es lo que estipula la Ley de Arrendamientos Urbanos para las rentas de las viviendas. Si el uso que se va a hacer es distinto a una vivienda, entonces es habitual es que se pida el importe de dos meses. Sin embargo, es una práctica bastante generalizada que los dueños de los pisos pidan también dos meses de fianza para asegurarse el cobro del alquiler en el caso de impago.

Otro desembolso que suelen exigir los propietarios es el de una garantía adicional a la fianza, un aval bancario, etc. Es ya potestad del dueño del piso establecer el tipo de aval que quiere. De esta manera, se asegura que el alquiler estará cubierto en caso de impago.

Si estás buscando una vivienda, no lo dudes y ven a Cassana Inmobiliaria.