Como inmobiliaria especializada en el alquiler de pisos en Valencia, hemos repasado en este espacio numerosos temas, entre ellos, los derechos que tienen los inquilinos de los pisos de alquiler, así que nos faltan por repasar los de la otra parte del contrato, es decir, los derechos que tienen los propietarios del piso que ha alquilado.

En Cassana Inmobiliaria velamos por la seguridad y los derechos de las dos partes, así que en el caso de los propietarios, sus derechos también quedan regulados en la última Ley de Arrendamientos Urbanos, vigente desde el año 2013. Así las cosas, los propietarios tienen el derecho (aunque se sobreentiende) de fijar la renta y las condiciones del contrato, incluida la fianza, siempre y cuando entren dentro de la legalidad en lo que a duración, actualización o posibles indemnizaciones se refiere.

También tiene derecho el arrendador a recuperar su vivienda en caso de extrema necesidad, bien sea para uso propio, para familiares de primer grado o para su cónyuge en casos de separación, divorcio o nulidad. Eso sí, si el arrendador o sus familiares no entrasen en el inmueble tres meses después del fin del contrato o desalojo de la vivienda, el arrendatario podría regresar con las condiciones anteriores y con posibilidad de ser indemnizado.

La normativa que regula el alquiler de pisos en Valencia también permite al propietario desgravarse parte de la renta del alquiler, así como reclamar una compensación por finalizar antes de tiempo el contrato y, por supuesto, exigir que se le devuelva la vivienda tal y como se alquiló, salvo autorización expresa de determinados cambios acordados con el inquilino, porque en caso contrario podría quedarse con parte o toda la fianza si hubiera daños en el piso.