Como profesionales de confianza para el alquiler de pisos en Valencia, queremos dedicar las siguientes líneas a hablarte sobre esos documentos que suelen pedirse para formalizar un contrato de arrendamiento.

Empecemos por el más básico: DNI, pasaporte o tarjeta de residencia. Los datos recogidos en estos documentos son indispensables para poder redactar los contratos de alquiler. Algunos dueños también pueden exigir las dos o tres últimas nóminas para tener mayor garantía de la solvencia económica del arrendatario.

Como empresa especializada en el alquiler de pisos en Valencia, también queremos informarte de que es normal pedir, al menos, un mes fianza. Según viene explicitado en la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, al formalizar el contrato, se debe entregar en metálico al propietario la cantidad correspondiente a un mes de alquiler del inmueble. Así viene detallado en el texto: “A la celebración del contrato será obligatoria la exigencia y prestación de fianza en metálico, en cantidad equivalente a una mensualidad de renta en el arrendamiento de viviendas y de dos en el arrendamiento para uso distinto del de vivienda”.

Como también viene explicado en la citada ley, el dueño puede pedir al inquilino una garantía adicional a la fianza para asegurarse de que este podrá hacer frente a las mensualidades. Lo más común es que se reclamen avales bancarios o personales, seguros de impagos, etc.

Si quieres conocer algunos de nuestros pisos, no dudes en ponerte en contacto con Cassana Inmobiliaria, una empresa de referencia. Quedamos a la espera de que nos llames.