Cuando te planteas el alquiler de pisos en Valencia es importante que tengas claro cuáles son tus derechos como arrendatario o inquilino. En este post te aclaramos todas las posibles dudas que puedas tener.

En primer lugar has de saber que puedes quedarte un mínimo de tres años en la vivienda que has alquilado. El casero podría recuperar la vivienda a partir del primer año, para él o para sus familiares, siempre que avise con un mínimo de dos meses. Una vez pasados los tres años, automáticamente se renovará el contrato de manera anual. Tú, como arrendatario, puedes manifestar tu deseo de abandonar la vivienda avisando con un mes de antelación a partir de los seis meses de inicio de contrato. Ambas partes podréis pactar en el contrato que, en caso de desistimiento, debas indemnizar al arrendador con una cantidad equivalente de una mensualidad por cada año del contrato que reste por cumplir.

Casero e inquilino podéis actualizar la renta en los términos que acordéis libremente. Desde Cassana Inmobiliaria te advertimos de que no tienen por qué ajustarse a las oscilaciones del IPC. Durante la vigencia del contrato, la renta sólo podrá ser actualizada por el arrendador o el arrendatario en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato, en los términos pactados por las partes.

En un alquiler de pisos en Valencia el casero debe asumir las reparaciones necesarias para conservar la habitabilidad de la vivienda. Tienes derecho a recibir prueba escrita de que pagas el alquiler. El casero no tiene derecho a entrar en tu casa bajo ningún concepto sin tu previo consentimiento o autorización judicial.