El alquiler de viviendas en Valencia es un mercado competitivo en el que, si te adentras por primera vez como arrendador, no sabrás muy bien cómo fijar el precio que pides por vivir en tu propiedad. Ser competitivo, amoldarse a la demanda son factores esenciales para encontrar un inquilino, pero a ser posible, sin perder dinero por las características de la propiedad que vas a alquilar.

Si acudes a Cassana Inmobiliaria, nosotros nos encargamos de asesorarte para fijar el precio en función de diversos factores. El primero, la localización en la que se encuentre el inmueble, si es en el centro de la ciudad será más caro que en la periferia, la seguridad en la zona en la que se encuentre y qué servicios tiene en las inmediaciones. Zonas verdes, colegios, institutos, zonas comerciales, accesos a transporte público son factores que suben o bajan los precios de un alquiler. En todo caso, un baremo a tener en cuenta es el precio que tengan otros pisos de la zona y la cantidad de ofertas que haya. A más inmuebles disponibles, mayor será la competencia y más difícil será encontrar un inquilino dispuesto a pagar lo que pedimos. Por supuesto, las condiciones en las que se encuentre el inmueble, así como el mobiliario que va incluido en el precio son factores que encarecen el montante final. No será lo mismo una casa amueblada que sin amueblar, o sólo con elementos básicos.

Las comodidades en el alquiler de viviendas en Valencia también influyen. Un piso de altura siempre será más caro que uno bajo en condiciones de igualdad. Por último, si hay ascensor o no en la comunidad o si se incluye plaza de garaje en el precio son otros factores encarecedores del inmueble.