El alquiler de viviendas en Valencia y en el conjunto de España se ha incrementado considerablemente desde el comienzo de la crisis. El estallido de la burbuja inmobiliaria y los cambios legislativos que entraron en vigor en 2010 han propiciado que, poco a poco, se empiece a considerar el alquiler como una alternativa mejor que la compra.

A finales del pasado año 2014, la Oficina Europea de Estadista (Eurosat) dio a conocer unos datos reveladores del año 2013 relativos a la evolución del mercado de alquiler de viviendas en nuestro país. Así, a finales de 2013, un 22,3% de la  población  residía en régimen de arrendamiento. Esta cifra resulta aún más significativa si tenemos en cuenta que a finales de 2007 este porcentaje era del 19,4%.

Otra de las conclusiones a la que llega el estudio de Eurosat es que aquellos países comunitarios donde más se ha incrementado el arrendamiento de viviendas desde el comienzo de la crisis resultan ser los mismos que previamente tuvieron un boom inmobiliario similar al que hubo en España.

Hay tres países europeos cuya población vive en régimen de arrendamiento en un porcentaje superior al 40%. Se trata de Suiza (56%), Alemania (47,4%) y Austria (42,7%). No obstante, estas cifras se han mantenido estables en los tres países a pesar de la crisis, debido a que se llevan a cabo desde hace mucho tiempo políticas destinadas a incentivar el arrendamiento de viviendas. Algunos expertos opinan que en nuestro país deberían potenciarse políticas similares.

Es previsible que, a pesar de la incipiente recuperación, mucha gente siga decidiéndose por el alquiler de viviendas en Valencia. El precio del metro cuadrado en nuestra ciudad aún sigue siendo muy elevado para las inciertas perspectivas económicas actuales.

En Cassana Inmobiliaria puedes encontrar el hogar que buscas. Llámanos y te informaremos.